Joan Tuset i Suau

L'Arboç 19 de Diciembre de 1957

joanEstudió bellas artes en Tarragona y Barcelona. Presentó su primera exposición el año 1976 en Tarragona.

Durante la década de 1980 se instala en Canadá, donde residió durante seis años, exponiendo en las galerías Edimage, J. Yahouda, Meir y Cultard, con la que también expuso más tarde en The School of The Art Institute of Chicago, y en la FIAC 87, en el Grand Palais (París). El año 1989 marcha a la capital francesa, donde se establece durante seis meses, y expone en la Galerie Vision Quai.

Estas estáncias producen un giro fundamental en su vida y trabajo, ya que desde entonces, sus composiciones figurativas adquieren más fuerza y tensión formal, y su personajes, una base más clásica, a la vez que su estilo se enriquece con deformaciones más personales y expresivas. Cuando regresa a Cataluña se instala entre l'Arboç y Barcelona. Posteriormente ha realizado diversas exposiciones, tanto dentro como fuera del Estado español, en ciudades como Tarragona, Girona, Barcelona, Valladolid, Salamanca, Düsseldorf, Roma, Portugal o París.

Pintor fiel a sus principios figurativos y a la figura humana, es un artista que ha ido definiendo una propuesta rigurosa y personal, asumiendo los valores de la vanguardia y del clasicismo. Utiliza la pintura para realzar, con una carga simbólica, la pasión y la ironia, que otorgan una inusual fuerza dramática a su obra y dan lugar a múltiples interpretaciones y a una fluidez de ideas.

Su estilo, de una fuerte preséncia simbólica, tiene reminiscéncias surrealistas.

Según Josep Maria Cadena, la figura humana es esencial en la pintura de Joan Tuset, que se interesa por ella "no solo por reproducirla en su apariéncia formal, sino también por expresar la diversidad de situaciones emocionales. La honestidad de expresión personal que hay en sus obras las hace interesantes".

Según Josep Maresme i Pedregosa, miembro del ICOM, "su estilo personal, el cual da más fuerza y personalidad a toda su obra, la hace entendedora, dando una visión muy personal, del sentimiento de la belleza. Pienso que se debe admirar detenidamente su obra y saberla saborear como se merece".

Desde muy joven se interesó por la escultura. Generalmente utiliza terracota, yeso i bronce, sin renunciar a otros materiales que puedan enriquecer el resultado final de la obra. El año 2005 recibió el encargo de realizar el monumento a La Puntaire de l'Arboç, obra en bronce situada en una de les rotondas de la N-340 a la entrada de l'Arboç.