presentacioQuién no ha osado nunca rasgar la normalidad de los hechos, de las cosas, lo que se hace y deja de hacer, se le hará muy difícil captar la realidad que nos presenta la obra de Joan Tuset.

Sus personajes, enmarcados casi siempre dentro de unos espacios y un contexto al-alegóricos y poéticos, nos hablan de aquella realidad que no se ve con los ojos, ni se oye con los oidos, ni se palpa con el tacto, sino que comienza precisamente allí donde termina la comprensión superficial de la vida, de las personas.

Asumiendo la incomodidad de tener que hablar de los propios sentimientos y anhelos profundos, los latidos escondidos en la noche del corazón, ayer y hoy, encima de sus telas de lino, ensaya , infatigable, de perfilar lo que todos somos en lo más íntimo de nosotros mismos. Con una desnudez total, con los rasgos y los movimientos, con las miradas y los cuerpos, busca suavizar los estratos de la vida y los pliegues del corazón de la persona. Sorprendido más de una vez por sus propios impulsos y por el recorrido hecho en su historia personal, quiere ayudarnos, desde su creación, a no vivir sin vivir. A no mirar sin mirar. A no sentir sin sentir. A no ser sin ser.

Si, Joan tuset, con una belleza exquisita, crea, creando la obra de arte, aquel espejo que hace posible, para quien no le de miedo la verdad, de encontrarse consigo mismo.

Vicenç Santamaria
Monje de Montserrat

 

Joan Tuset experimenta el drama del hombre contemporáneo frente a su mundo interior y su universo. Dentro de una luz clara, sus personajes inquietantes, de una figuración lejos de la realidad fotográfica, nos hacen ver realidades que transforman el cuadro en una pantalla que nos transporta a través de su sensibilidad. Asimismo brillante dibujante y sabio colorista. Tuset afirma una fuerte personalidad artística.

Ninon Gauthier
Le Finance de Montreal
 
 
 
El cuerpo, desde todas sus vertientes, es la fuente de inspiración de Joan Tuset. Un cuerpo sin sexo que modela, que tiene un alma gemela y que da lugar a múltiples interpretaciones.
La figura humana es para Tuset un continuo fluido de ideas.
 
Ana Garcia
El Pais
 
 
 
Joan Tuset sugiere más que mostrar, nos conduce a abandonar todo a priori para entrar dentro de su universo.
 
Eric Lamien
7 A Paris Magazine
 
 
 
La figura humana es la esencia en la pintura de Joan Tusel, se interesa por ella no sólo para reproducirla en su especial captación visual, sino para expresar diversidad de situaciones emocionales. La honestidad de expresión personal que hay en las obras de Tuset las hace muy interesantes.
 
Josep M ° Cadena
El Periodico
 
 
 
La pintura de Joan Tuset exige algo más que esta primera mirada, si insistimos en la contemplación de sus obras, descubriremos progresivamente a la figura humana, recurso idóneo que el artista ha escogido con sensibilidad y sabiduría, que nos hace llegar la PINTURA con mayúsculas y con la dosis necesaria de experimentación del dolor y éxtasis contemplativo y de autosatisfacción final.
 
Claudi Puchades
Catalunya Ràdio
 
 
 
Tuset siempre enmarca a sus personajes en espacios y contextos alegóricos y poéticos, que nos hablan de una realidad que no puede ser percibida por el sentido común si no es extrasensorial, tratando de tocar el lado más íntimo del ser, creando obras de una belleza exquisita.
 
Maria Mateu
Revistar

© Todos los derechos reservados  -  Aviso legal